Te recomiendo.

A tener en cuenta para una mejor experiencia valverdeira.

 

Valverde del Fresno, el municipio más occidental de la Sierra de Gata, cuenta con unos 2.500 habitantes. Sus vecinos se sienten orgullosos de poseer como patrimonio, su dialecto "u valverdeiru" y gustan de dar a conocer esta joya a cuantos se sienten interesados por la misma. En la plaza, en las calles, o en cualquiera de los locales donde te encuentres pregúntales por "a sua fala", harás amistades, pues somos gentes sencillas y hospitalarias.
La visita debe hacerse sin prisas, para poder disfrutar de los encantos de esta bella tierra. Por aquí se dice que "el tiempo lo dan dao".
Es lugar idóneo para caminantes, bien sea a pie, a caballo o en bicicleta. Las diferencias de altura procuran bellas panorámicas.
Como disponemos de una gran superficie en el término municipal, es lugar idóneo para caminantes; bien sea a pie, a caballo o en bicicleta,  por entre los múltiples caminos y pistas forestales de su diseminado; sin necesidad de utilizar las carreteras.
Las diferencias de altura entre el Norte y el Sur procuran unas bellas panorámicas. Recomiendo la subida a Malcata por el Pizarrón. También se puede continuar desde esta cresta hacia el Sudoeste, para enlazar con La Malvana.
Si se quiere tomar una impresionante vista del pueblo, se puede utilizar el camino vecinal de Valverde a Navasfrías y parar después de la vuelta del Barroco Marcos.
Si quieres aislarte del mundanal ruido, puedes adentrarte en la Toiriña, por el Oeste, o dirigirte por el Sur a las ruínas de Salvaleón.
Durante gran parte del año disfrutamos de noches despejadas, muy propicias para la observación del cielo.
No es Valverde del Fresno un pueblo que haya sabido conservar el tipismo de sus calles, aunque en ellas se desarrollan actos cargados de rancio sabor como las Fiestas de San Blas, muy colorista y bulliciosa, que contrasta con las celebraciones de Semana Santa cuyas procesiones se celebran por la noche, siendo protagonizadas por los "albarranecos", cofrades de la Vera Cruz que se visten para la ocasión; o  la expresividad de las imágenes de la Dolorosa o El Nazareno y por el silencio que reina durante el desarrollo del Santo Entierro.
El aceite de oliva de la Sierra de Gata y especialmente el de Valverde del Fresno, ha sido considerado desde bien antiguo el "aceite de oro", si llegas a conocerlo sabrás apreciar y agradecerás sus cualidades. Procúrate un "gaspachu de poleu" aderezado con este aceite o  una ensalada de tomate rematada con orégano, que también abunda.
La miel se sigue elaborando de forma artesanal, respetando el medio y las abejas, teniendo un gran valor terapéutico. Podemos encontrar miel de brezo, de tomillo, de eucalipto, de encina, de mil flores; el polen o la jalea real que actúan como estimulantes del organismo.
En difinitiva, el visitante no tendrá problemas en Valverde del Fresno, para sentarse y darle gusto a su estómago.
Del patrimonio histórico artístico cabe destacar la inacabada Iglesia Parroquial "Ntra. Sra de la Asunción", (siglos XV y XVI); bajo proyecto del arquitecto Pedro de Ibarra; en cuyo interior podemos admirar la obra de su retablo mayor (siglo XVIII), contratada por los artífices salmantinos Antonio González Ramiro (ensamblador) y Diego Salcedo (escultor).